Esta entrada es otro ejemplo de la utilidad de las nuevas tecnologías y de la web 2.0 en el aprendizaje cooperativo. Y otro ejemplo de que, en Derecho, no hay asunto sencillo. Como ya me sucedió, se ha expuesto, en una de las redes sociales a las que pertenezco, una duda sobre la puntuación conjunta en caso de secuelas concurrentes ya que no coincide el resultado obtenido con la aplicación de la fórmula prevista en el Baremo con el de una tabla que habían facilitado en un curso de práctica jurídica de un Colegio de Abogados. En mi labor profesional, me había tropezado con un problema similar. La primera respuesta en ese foro de debate fue la de un tramitador de siniestros argentino, lo que lo hacía más interesante. Así que pospongo mi juicio sumario contra el proceso penal por imprudencia leve para intentar ayudar en este debate aunque quizá acabe sugiriendo más interrogantes que respuestas.

Concretamente, se plantea la concurrencia de varias secuelas puntuadas en 10, 8, 5, 5, 3, 3, 2, 1 y 1 puntos. Aplicando la fórmula del Baremo, se indica que la puntuación sería 38 pero, según la tabla citada —que no he podido consultar aunque imagino cuál es—, sería 35. Las dudas expuestas son ¿cuál es correcta? y ¿qué pasa cuando nos encontramos varios puntos iguales? No se especifica de qué secuelas se trata y supongo que ninguna corresponde a perjuicio estético.

Si nos quedamos con la anécdota, en la superficie del debate,  habrá quien se contente con contestar que, según interpretemos el Baremo, la puntuación correcta será 37 ó 34 (ni 38 ni 35) y que no pasa nada si varios puntos son iguales: la fórmula se aplica del mismo modo y, precisamente, es cuando cobra más sentido aplicarla pues se reducirá la suma. También se preguntaba qué método se prefiere. Mi recomendación es olvidarse de la calculadora y de esas tablas impresas. Un blog que alaba internet en la tramitación de siniestros no puede sino apostar por las nuevas tecnologías: existen muchos programas informáticos para el cálculo de indemnizaciones que obviamente ponderan las secuelas concurrentes según los criterios del Baremo, incluso gratuitos como el que ofrece la web de UNESPA en http://www.unespa.es/frontend/unespa/Baremo-De-Autos-2012-vn2775-vst235 o el de esta hoja de cálculo de la web del  Dr Hierro Agüera.

Si profundizamos, empezaremos por advertir que, económicamente, no es una cuestión baladí . No se trata de 1 punto más o menos ya que puede significar el cambio de tramo de la Tabla III y un incremento importante del valor de cada punto. Pero también advertiremos que tampoco es una cuestión pacífica y suscita serias dudas médicas y jurídicas. Tal y como explica mi colega argentino en el citado foro de debate, la ponderación de secuelas concurrentes se basa en la equidad, es decir, en evitar el enriquecimiento injusto al que se llegaría si la suma de limitaciones parciales superara el 100%, que es el porcentaje máximo que puede sufrir un lesionado.  El concepto del cual se parte es el de incapacidad residual, es decir, en el caso de lesiones múltiples, “cada menoscabo actúa no en la totalidad sino en la porción que permanece después de haber calculado el menoscabo previo” y el modo de calcularlo más extendido es la fórmula de Balthazar o de combinación de valores:

Menoscabo global=[[(100 - M) x m] / 100] + M

donde M es el menoscabo mayor y m, el menoscabo menor.

Dicha fórmula es la empleada por el Baremo de la Ley española sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor y, además, por la American Medical Association (Tablas A.M.A) y por Argentina, Colombia, Bolivia, Francia, Canadá, Australia, etc. Nuestro Baremo se refiere a ella a la hora de fijar la puntuación conjunta por todas las lesiones que derivan de un mismo accidente y, respecto de las extremidades, para establecer que la puntuación de una o varias secuelas correspondientes a una articulación, miembro, aparato o sistema (en el caso de que sean varias secuelas tras utilizar la fórmula de incapacidades concurrentes) nunca podrá superar a la que corresponda por la pérdida total, anatómica y/o funcional de esta articulación, miembro, aparato o sistema. El Baremo también introduce una variación en la aplicación de la fórmula de Balthazar ya que “si en las operaciones aritméticas se obtuvieran fracciones decimales, se redondeará a la unidad más alta”. Se trata de una regulación legal escueta que plantea dudas interpretativas sobre la aplicación de la fórmula y el concepto de secuela concurrente como abordaré en el siguiente post.

 

DOCUMENTOS CITADOS

Tabla secuelas concurrentes

3 Respuestas a Cálculo de secuelas concurrentes. Métodos

  1. Finalmente, he decidido añadir 2 archivos en formato xls y ppt que creo bastante interesantes. La hoja de cálculo aplica la fórmula de Balthazar según el Baremo y la presentación de PowerPoint del Dr Pujol y del Dr López ilustra un caso pericial donde la aplicación de la fórmula no resulta útil.

  2. José Luis Fernández Peña, el compañero cuyas dudas suscitaron el debate, envía la tabla de puntuación de secuelas concurrentes utilizada. Recomiendo leer la segunda parte del post, donde amplío los comentarios sobre los cabos sueltos que deja el Baremo y un entretenimiento para estos días de calor: comparar los resultados de los diferentes métodos de aplicación de la fórmula y los de esta tabla y la del R.D 1.971/1999. Los números de los letrados encierran sorpresas…

  3. [...] primera reflexión es en torno a la utilidad de las redes sociales como ya he reivindicado en otras ocasiones. Nos encontramos ante unos sorprendentes autos, tan escuetos como contundentes, que citan una [...]

Deja un comentario